Cinco cosas que debe saber sobre protegerse contra los medicamentos de quimioterapia

Proteger al personal de asistencia médica contra fármacos peligrosos ha sido un tema inquietante durante décadas. Hay cada vez más evidencia de que la exposición ocupacional a más de 200 fármacos de uso común en los entornos de asistencia médica puede dar lugar a efectos de salud agudos y crónicos.1 En un esfuerzo por abordar esto, la Farmacopea de Estados Unidos (United States Pharmacopeia, USP) publicó el capítulo USP <800> del USP Compounding Compendium (Compendio de Preparaciones Magistrales de la USP) en diciembre de 2017 para crear conciencia, ofrecer guías uniformes para reducir el riesgo de gestionar fármacos peligrosos y reducir el riesgo para los pacientes y la fuerza laboral de la asistencia médica. 2

El USP <800> es más amplio que las pautas previas, ya que abarca la manipulación de fármacos peligrosos, desde el muelle de carga hasta la administración del paciente y la eliminación.3 La guía incluye controles ambientales y técnicos y lineamientos de manipulación de fármacos, así como lineamientos para el equipo de protección personal (EPP). Un punto importante es que los reglamentos de la USP y la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) son aplicables y le incumben a todos los trabajadores de la salud que manipulan medicamentos de quimioterapia.2

Para proteger a su equipo y a sí mismo y asegurar el cumplimiento con los lineamientos más recientes, presentamos cinco cosas que debe saber:

  1. No hay un nivel de exposición seguro a los medicamentos de quimioterapia citotóxicos para los trabajadores de la salud.
    La exposición a medicamentos de quimioterapia aumenta el riesgo de sufrir daño cromosómico, cáncer y resultados reproductivos adversos. 1 Es por eso que los reglamentos de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) y la USP sobre la manipulación de medicamentos de quimioterapia peligrosos son aplicables y le incumben a todos los trabajadores de la salud. Asimismo, cualquier medicamento empleado para tratar el cáncer (excepto aquellos en formas de dosificación oral sólida que solo requieren recuento o embalaje) enumerado en el grupo 1 del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) requiere cumplimiento total con las normas de la USP.4
  2. Se requiere control estricto de cada paso en el ciclo de vida del medicamento peligroso.
    El USP <800> esboza los requisitos que abarcan las responsabilidades del personal encargado de medicamentos peligrosos; controles técnicos y de las instalaciones; procedimientos para desactivar, descontaminar y limpiar; control de derrames; y documentación. Educar adecuadamente a los proveedores de asistencia médica y empleados de la farmacia, así como al personal de gestión de riesgos, legal y de entrega de medicamentos, es fundamental para proteger a los pacientes y al equipo de asistencia médica.3
  3. El USP <800> ofrece lineamientos para el uso del EPP2
    Para proteger a su equipo y a sí mismo, es importante seguir los lineamientos más recientes para el EPP a fin de reducir el riesgo de exposición. El EPP obligatorio al administrar quimioterapia incluye:

    • Cobertura para cabello y barba
    • Gafas y protector facial
    • Una mascarilla de respiración N95 con ajuste comprobado
    • Dos pares de guantes probados contra los medicamentos de uso común en quimioterapia
    • Una bata impermeable con clasificación para quimioterapia que se extiende por debajo de las rodillas y se cierra en la espalda (o que cubre la espalda por completo)
    • Crubrezapatos o crubrebotas
  4. Cada tipo de EPP tiene requisitos específicos para garantizar la manipulación segura2
    Los guantes se deben someter adecuadamente a pruebas para uso con medicamentos de quimioterapia. La American Society for Testing Materials (Sociedad Americana para el Ensayo de Materiales) ha establecido la norma ASTM D6978, la cual es la práctica estándar para evaluación de la resistencia de los guantes médicos a la penetración de medicamentos de quimioterapia. El requisito de la USP para colocación de guante doble tiene el objetivo de reducir la contaminación cruzada en vez de incrementar el tiempo de penetración. Además, los guantes se deben reemplazar cada 30 minutos. No hay una prueba equiparable para batas, pero las batas para quimioterapia deben estar polirrevestidas, ser desechables y no tener costuras, ser de manga larga y tener puños elásticos o tejidos. También deben cerrar en la espalda, no al frente y se deben reemplazar cada dos a tres horas, o bien, de inmediato después de un derrame o salpicadura. Por cierto, el personal de asistencia médica también debe usar un protector facial completo para cuidar de los ojos contra salpicaduras. Además, se deben usar gafas para proteger la vista si existe potencial de exposición a salpicaduras. También se debe usar una mascarilla de respiración N95 con certificación del NIOSH y prueba de ajuste como protección contra partículas transportadas por el aire y ofrecer una barrera para detener salpicaduras, gotitas y rociadas alrededor de la nariz y la boca. Se deben seguir las regulaciones de la OSHA para capacitación y pruebas de ajuste de protección respiratoria (norma de la OSHA 29 CFR 1910.134). Se recomienda usar cobertura completa para la cabeza y el cabello (y para la barba y el bigote, si corresponde). Asimismo, se recomienda colocar un segundo par de cubrezapatos antes de ingresar a un área con derrames y quitar el par externo al salir. Los cubrezapatos empleados en áreas de manipulación de medicamentos peligrosos no se deben llevar puestos a otras áreas para evitar la propagación de contaminación con medicamentos peligrosos y la exposición a otros trabajadores de la salud.
  5. Debe colocarse, quitarse y desechar el EPP adecuadamente4
    Existen instrucciones específicas para colocar, retirar y desechar el EPP usado para administrar quimioterapia. Se deben colocar las cubiertas para el cabello, los cubrezapatos, una mascarilla de respiración N95, gafas y un protector facial antes de ingresar a las áreas de tratamiento del paciente. Lávese las manos y luego colóquese una bata para procedimientos con clasificación para quimioterapia, seguido de dos pares de guantes; coloque el guante interno por debajo del puño de la bata para quimioterapia y el externo encima, de modo que cubra por completo el puño de la bata para quimioterapia.Al quitarse del EPP, primero retire los guantes externos, seguido de la bata y demás EPP antes de quitar el par de guantes internos. Una mejor práctica es considerar que todo el EPP usado al manipular medicamentos peligrosos está contaminado y desecharlo de inmediato en un contenedor de desechos designado y apropiado.

Artículo relacionado

La seguridad primero significa que la gente está primero

En 2008, el NIOSH estimó que ocho millones de trabajadores están en riesgo de exposición a fármacos peligrosos. Sin embargo, según un estudio reciente a cargo del NIOSH, muchas enfermeras reconocieron que no usan EPP al administrar quimioterapia. El estudio, uno de los primeros en ahondar en el uso de EPP por parte de enfermeras embarazadas y no embarazadas, recopiló los resultados de casi 40,000 personas encuestadas a lo largo de ocho años. De manera sorpresiva, muchos encuestados reportaron que ni siquiera usaban guantes y batas, los requisitos mínimos de EPP.1

Estudios anteriores han revelado algunos posibles motivos de por qué el personal de asistencia médica no toma las precauciones de seguridad recomendadas con respecto al EPP. 5 Tales motivos incluyen:

  • Priorizar el cuidado de los pacientes sobre la salud personal
  • Desinterés o desconocimiento de la toxicidad de estos medicamentos
  • Los guantes y batas de protección no estaban disponibles
  • Las enfermeras no tuvieron oportunidad de colocarse el EPP

Los resultados de estos estudios indican con claridad la necesidad de más educación para el personal de asistencia médica y los empleadores acerca de los peligros de exposición a los medicamentos de quimioterapia. La capacitación adecuada respecto al uso de EPP al administrar quimioterapia asegura el uso apropiado. Es importante que todos en el equipo clínico sepan: 6

  • Cuándo es necesario
  • Qué tipo se necesita
  • Cómo colocarlo, ajustarlo, usarlo y quitarlo adecuadamente
  • Las limitaciones del equipo
  • El cuidado, mantenimiento, vida útil y eliminación adecuada del equipo. 6

Facultar al personal de asistencia médica y a otros para abogar por su propia seguridad requiere de información actualizada y facilidad para promulgar reformas a los protocolos. Después de todo, la mejor manera de atender a los pacientes es proteger la a los profesionales de la salud contra peligros innecesarios.

Fuentes

  1. Sitio Web de los CDC: https://www.cdc.gov/niosh/topics/healthcarehsps/antidrugeffects.html
  2. USP General Chapter <800> Hazardous Drugs – Handling in Healthcare Settings, (p. 6-7). United States Pharmacopeial Convention, USP 40 -NF 35, Second Supplement (2017). www.usp.org
  3. Sitio Web de NIH: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5398627/
  1. Kienle et al, The Chapter <800> Answer Book, ASHP Publications, Kienle, Patricia C, , 2017, p vii.
  2. Sitio Web de NIH: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4568815/
  3. Sitio Web de NIH: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24766408

Categories:

Quimioterapia