De azul a verde: implementación de un programa de reciclaje de envoltura para esterilizar

A medida que crece la población interesada en las prácticas ambientales, las organizaciones responden mediante el desarrollo de programas de sostenibilidad. Buscan formas de disminuir el impacto ambiental al reducir los desechos y contribuir, siempre que sea posible, a una economía más circular. Una industria de reciclaje en evolución –en la que China ya no acepta plástico proveniente de EE. UU.– significa que es todavía más importante buscar fuentes, e idealmente usos, para nuestro material de desecho.

Los hospitales no son la excepción.

De hecho, son enormes productores de desechos. Desde envoltura para esterilizar hasta batas, frascos de irrigación, bolsas I.V., palanganas, jarras y charolas, muchos materiales se usan en su mayoría una sola vez y luego se desechan. Según el Consejo para el Reciclaje de Plásticos en la Asistencia Médica (Healthcare Plastics Recycling Council, HPRC), los centros de salud en EE. UU. generan alrededor de 14,000 toneladas de desechos al día, la mayoría de los cuales al fin y al cabo se depositan en rellenos sanitarios. Alrededor del 15 % de esos desechos es embalaje o productos de plástico.

Si ahondamos incluso más respecto a los productos específicos que se usan, la envoltura azul para esterilizar, que protege los instrumentos quirúrgicos y demás artículos de la contaminación después de la esterilización, es un factor que contribuye mucho. La envoltura azul está hecha de polipropileno, un plástico desechable de alta calidad empleado comúnmente en materiales de grado sanitario.

Considere las siguientes estadísticas:

  • La Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) de EE. UU. estima que el 19 por ciento del torrente de desperdicios que generan los servicios quirúrgicos es envoltura para esterilizar. 
  • Practice Greenhealth estima que alrededor de 255 millones de libras de envoltura azul se desechan cada año. 

Por si fuera poco, debido a su naturaleza potencialmente infecciosa, la EPA tiene leyes vigentes para el desecho de residuos clínicos, lo cual aumenta la complejidad y los precios, con un costo hasta cinco veces más elevado que la eliminación de desechos tradicional. Como tal, los hospitales buscan maneras de ser más ecológicos y reducir los costos operativos al buscar alternativas para la eliminación costosa de materiales, como es la envoltura para esterilizar azul.

La buena noticia es que, ya que agencias como la Dirección de Alimentos y Medicinas (Food and Drug Administration, FDA) de EE. UU. requiere que los plásticos usados para suministros médicos se hagan de materiales puros y de alta calidad, dichos materiales se pueden reciclar y utilizar para fabricar nuevos productos.

Artículo relacionado

Por lo tanto, una solución que reduce el costo a la vez que brinda una alternativa responsable con el medio ambiente en contraposición al relleno sanitario o la incineración, representa una alternativa muy atractiva comparada con las prácticas actuales. En algunos casos, los comprimidos hechos con la envoltura reciclada se puede usar para volver a hacer productos, tales como palanganas, botes de basura, etc., que los hospitales pueden adquirir de nuevo, con lo cual se completa la economía circular.

Estas son algunas consideraciones para los centros de asistencia médica con interés en comenzar un programa de reciclaje de envoltura quirúrgica:

  • Investigar las iniciativas “ecológicas” actuales: muchos hospitales de la actualidad desarrollan “equipos ecológicos” o grupos centrados en iniciativas de sostenibilidad y reciclaje. Si su hospital tiene uno, comuníquese con ellos como socios potenciales y defensores de su programa de reciclaje de envoltura.
  • Recibir aceptación ejecutiva: antes de adentrarse mucho, en primer lugar es buena idea ponerse en contacto con la dirección del hospital, en especial si hay alguien enfocado en la sostenibilidad y obtener su aprobación.
  • Sugerir la idea ampliamente: luego de contar con aceptación ejecutiva, haga participes a los colegas de Servicios Ambientales, Servicios Quirúrgicos, Procesamiento Estéril y otros que estarían involucrados. Explique cómo debería cambiar su modo de actuar para reciclar el materia.
  • Verificar con su proveedor: el vendedor al que recurre para adquirir la envoltura para esterilizar puede ser un socio excelente y, en algunos casos, puede tener recursos para ayudarle a implementar el programa de reciclaje, como es, ponerlo en contacto con las empresas locales de reciclaje, organizar programas de capacitación, etc.
  • Asegurarse de que haya capacitación adecuada: dado que la envoltura ha ingresado al quirófano, el personal debe estar capacitado con respecto a qué envoltura es elegible para el programa de reciclaje, así como el proceso a seguir para asegurar que el reciclaje se realice realmente.
  • Generar emoción entre los empleados: implementar un programa de reciclaje de envoltura para esterilizar puede tener más que un impacto positivo en el medio ambiente. Puede ser motivo de orgullo para los empleados, así que asegúrese de promover el programa a fin de mostrar lo que hace su institución para reducir la huella ambiental.

Un programa de reciclaje de envoltura para esterilizar complementa de forma sencilla los esfuerzos existentes para convertirse en un líder de asistencia médica responsable con el medio ambiente. Tiene el potencial de reducir los costos, contribuir a la economía local, aumentar el reciclaje y sirve como punto positivo para su organización.

Categories:

OR Waste  Sterilization